miércoles, 29 de septiembre de 2010

Clase Miercoles 29 de septiembre

Materiales de trabajo:

  • Hojas blancas o de color para dibujar
  • Lapiz negro blando, carbonilla o similar
  • Lapices de color, fibras, marcadores, crayones.etc

jueves, 23 de septiembre de 2010

Para entregar el próximo miércoles 29/09

TP PRECEPTIVA (Propósito, Finalidad, Programa, Función)
A partir de lo visto, hecho y debatido en clase, tomando el concurso nacional de anteproyectos para la sede de la Facultad de Psicología en Ciudad Universitaria, deben realizar (o completar) las siguientes tareas:
1)-Grupal- Diseñar, construir, redactar, un Programa Cualitativo destinado a completar y/o complementar el programa cuantitativo incluído en las bases originales del concurso. Teniendo en cuenta los siguientes aspectos: Ambiente, Sitio, Lugar y Paisaje (urbano y natural). Patrimonio cultural (tangible e intangible). Pertinencia y adecuación a la Identidad porteña y argentina. Relaciones ambientales, territoriales, urbanas y arquitectónicas posibles o visibles.
2)-Grupal- Con el Propósito y el Programa Cualitativo redactados, debatir en mesa el proyecto asignado fundamentando los tópicos planteados previamente en la clase de PRECEPTIVA dictada por el arquitecto Maestripieri. Evaluar críticamente el proyecto seleccionado, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:
  • ·       Reflexionar sobre la autonomía del proyecto en relación a las condiciones ambientales, territoriales, urbanas, arquitectónicas y culturales.
  • ·       Señalar el modo de inclusión del pasado ambiental, territorial, urbano y arquitectónico en consideración de lo contemporáneo.
  • ·       ¿Qué aspectos privilegia el proyecto?
  • ·       ¿Qué aspectos significativos han incorporado los proyectistas a su propuesta que no estaban considerados en el programa?
  • ·       ¿Cuál es la relación o correspondencia que establecen los proyectistas con la identidad urbana porteña, con su entorno inmediato y los diferentes usos incluídos en el programa?
  • ·       ¿Cómo transforman estas jerarquías en una decisión clave del proyecto?
  • ·       Explicar brevemente cómo esta elección o conjunto de decisiones da sentido a la propuesta.
Considerar y discutir grupalmente los cambios que podría sufrir el proyecto en función de la nueva información que aportarían a las bases el propósito y el Programa Cualitativo.
3)-Individual- Se deberá presentar un informe individual de los argumentos desarrollados en el taller y sus conclusiones. Informe personal de dos páginas como mínimo donde formulen una elección de proyecto ganador de los vistos en clase y elaboren una fundamentación que responda críticamente a las pautas que debían estructurar la defensa de los mismos como instrumento de interpretación del trabajo seleccionado. Todo esto obviamente implica el estudio del material del concurso (bases, memorias, documentación, etc.). Deben hacer foco en las respuestas que los proyectistas dan a las problemáticas relacionadas con: el programa, el sitio, la memoria, el propósito, el paisaje, los usos y la identidad.
Esta argumentación utilizará como material crítico dos textos de Roberto Fernández, "Contra el Genius Loci" y "Apogeo y decadencia del contextualismo". También podrán emplearse otros textos ya utilizados como "Ciudad genérica" de Rem Koolhaas y "El proyecto como aplicación" de Eduardo Maestripieri. Es importante destacar que este es el lugar donde el proyecto se ubica como producto de la colisión entre las preexistencias y la preceptiva.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------
Agregamos los links del concurso para la Plaza de la Encarnación de Sevilla visto en la clase teórica. Puede servirles como referente a la hora de contemplar ciertos aspectos cualitativos en las bases: http://www.sevilla.org/encarnacion/esp/inicio.html
El material de los diez proyectos seleccionados para la 2da fase se encuentra disponible en la siguiente dirección: http://www.sevilla.org/encarnacion/esp/seleccionados2fase/contenido.html

lunes, 20 de septiembre de 2010

TP.- PRECEPTIVA

Consigna del Trabajo Práctico al que titulamos PRECEPTIVA (Programa-Propósito-Finalidad):



El Trabajo Práctico continúa con los tópicos o campos de abstracción propuestos en el curso el proyecto como interpretación. Este TP propondrá como material de reflexión los premios y menciones del concurso nacional de anteproyectos para la nueva sede de la Facultad de Psicologia de la UBA. Cada equipo deberá traer al taller el material en el formato que a su criterio mejor sirva a fin de trabajar en clase (se sugiere tamaño A3 para los proyectos).

Por Grupo traer impreso y analizado el material del concurso

Se deberan analizar:
  1. las bases (sobretodo) .
  2. propuesta de cada equipo .
  3. memorias descriptivas .
  4. criticas de jurado .
  5. todo material anexo que incorporen para profundizar, ampliar o complementar las propuestas .
Luego analizar las relaciones posibles entre el material disponible: bases del concurso, programa, propuestas de los equipos, critica del jurado, memoria descriptiva, implantación, entorno, edificios existentes, etc.

El análisis tiene como objetivo comprender las propuestas,  para comprarlas entre si y luego poder defenderlas en una exposición con pautas que daremos el miércoles en el taller.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Clase miércoles 22-9-2010









http://www.socearq.org/index.php/_old/varios/facultad_de_psicologia_5_premio.html


Consigna del Trabajo Práctico al que titulamos PRECEPTIVA (Programa-Propósito-Finalidad):

El TP continúa con los tópicos o campos de abstracción propuestos en el curso el proyecto como interpretación. Este TP propondrá como ejercicio de reflexión los premios y menciones del concurso nacional de anteproyectos para la nueva sede de la Facultad de Psicologia de la UBA. Cada equipo deberá traer al taller el material en el formato que a su criterio mejor sirva a fin de trabajar en clase (se sugiere tamaño A3 para los proyectos).
Por Grupo traer impreso y analizado el material de todos los proyectos:
las bases .
propuesta de cada equipo
memoria descriptiva .
critica de jurado
todo material anexo que incorporen para profundizar, ampliar o complementar las propuestas.

Luego analizar las relaciones posibles entre el material disponible: bases del concurso, programa, propuestas de los equipos, critica del jurado, memoria descriptiva, implantación, entorno, edificios existentes etc etc.
El análisis tiene como objetivo comprender las propuestas,  para comprarlas entre si y luego poder defenderlas en una exposición con pautas que daremos el miércoles en el taller.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Materiales miercoles 15-9-2010

 Materiales para dibujar:


     Hojas A3 o similar


      lapices de color
      pasteles
      temperas
      marcadores
      etc, etc

sábado, 11 de septiembre de 2010

Visita Ilustre

Recordamos que el próximo miércoles 15/09  recibiremos la visita del escritor, filósofo, ensayista, antropólogo, teólogo y poeta Hugo Mujica.
Y no olviden que el miércoles que viene tienen que entregar un texto en el cual reflexionen sobre los puntos 2, 3, 4 y 5 de la consigna desarrollada en clase, a partir de lo discutido en el taller (mínimo una carilla, arial 11, interlineado sencillo).

TP: EL PROYECTO COMO INTERPRETACIÓN (individual)

TRABAJO PRÁCTICO: El proyecto como interpretación

1.    Ustedes han escrito un informe a partir del tema “Marcas” desarrollado durante la clase inaugural del curso de Teoría de la Arquitectura. Han recibido un nuevo texto “El proyecto como interpretación” que amplía y complementa los conceptos sugeridos en la primer clase. Deberán desarrollar brevemente los aspectos más significativos y que llamaron su atención identificando cinco tópicos o palabras clave que representen los contenidos de la clase inaugural y el nuevo texto de lectura.
2.    La segunda parte de este TP está referido al análisis y la comprensión de textos a partir de la confrontación crítica de posiciones y orientaciones conceptuales en la arquitectura. Los textos seleccionados son: La ciudad genérica” de Rem Koolhaas , "Esa cosa llamada modernidad" de Claudio Caveri, extractado del libro Mirar desde aquí o la visión oscura de la arquitectura, (2001) y “Una frontera caliente. La arquitectura americana entre el sistema y el entorno”, también de Claudio Caveri.
3.    Identifiquen las diferentes palabras clave de los textos. Desarrollen y comenten brevemente.
4.    Señalen: ¿Cuáles son para ustedes los elementos de cohesión en los fragmentos citados ¿qué es lo que los hace ser textos coherentes y no solo una serie de pensamientos anotados? ¿Cuál es el elemento de unión? Mediten sobre lo que parece ser la principal preocupación de los autores de estos textos.
5.    Redacten un nuevo texto de tres páginas de extensión confrontando fragmentos seleccionados de los diferentes textos que reflejen las posturas y definiciones  de los diferentes autores respecto al concepto de espacio, identidad, suelo, lugar, sitio, paisaje, entorno, territorio, genérico, contexto, local, global, historia .
6.    ¿Cómo se relacionan estos textos con la clase inaugural “Marcas territoriales” y el texto “El proyecto como interpretación”. Incorporen en el nuevo texto solicitado sus reflexiones respecto a los tópicos presentados. El texto definitivo deberá integrar estas reflexiones en una totalidad conceptual que relacione y articule al proyecto con todos o casi todos los tópicos presentados. Por ejemplo: lugar-marca-proyecto; paisaje y proyecto; territorio y proyecto; espacio-lugar-proyecto; etc.

*Las mesas deberán exponer los tópicos desarrollados y las conclusiones en la reunión ampliada del taller al promediar la noche.

Ver textos seleccionados:

UNA FRONTERA CALIENTE

UNA FRONTERA CALIENTE. LA ARQUITECTURA AMERICANA ENTRE EL SISTEMA Y EL ENTORNO. Claudio Caveri

En síntesis:
Frente a totalidades dadas-asociación inductiva de los diversos.
Sólo hay un camino que hoy día cuestiona el sistema, es el no tomar distancia separativa, el no tomar distancia critica, que pretenda abarcar la totalidad, sino por el contrario arraigar profundamente en su lugar y desde allí mirar la dinámica de las relaciones en la que uno está implicado y complicado y esta forma de ver afecta la forma de hacer arquitectura.
¿Y qué hay del locus de Rossi?
Rossi utiliza el término de locus en el sentido de memoria colectiva: "La ciudad misma es la memoria colectiva de los pueblos, y como la memoria está ligada a hechos y lugares, la ciudad es el locus de la memoria colectiva",
¿Pero por qué extraño movimiento de su pensamiento hace de Rossi un personaje vital y humano por un lado y un arquitecto frío e impasible por el otro?
¿Por qué quiere una arquitectura que supere la individualidad estableciendo un mundo arquitectónico rígido y de pocos objetos?
¿Aborrece, acaso, de la arquitectura de objetos-envases consumistas? Seguro... pero ¿no cae en una aristocrática racionalidad que termina en la muerte de la arquitectura transformada en puro y mudo fondo escénico? ¿No termina por hacer una arquitectura que no acepta la heterogeneidad? Rossi no pudo abandonar la visión hegeliana de la historia, como concepto objetivo, donde lo subjetivo se pierde.
Y la consecuencia natural para él es que la arquitectura es como la Gran Historia: un Monumento.
"¿De qué manera la historia habla mediante el arte? Ello acaece ante todo a través de los monumentos arquitectónicos que son la expresión voluntaria del poder, sea en nombre del estado, sea de la religión”.


Tal vez, en este arraigo o territorialización radique la diferente sensibilidad de arios y semitas con respecto al espacio.
El mundo cueva es tan diferente del mundo fáustico como lejanía, con su apasionado afán de profundidad, como diferente son ambos del mundo griego como conjunto de cosas corporales.

Ese espacio entre, ese espacio difícil, muchas veces tortuoso, por momentos armónico y armonioso, ese espacio que crea nichos habitables, cuevas y lugares comunes, ese espacio disperso pero vital.
"El mundo tal como se dilata ante la vigilia mágica, posee una especie de extensión que puede llamarse cueviforme”. Y en ese sentido, la América mestiza, esa América profunda de Kusch ¿no supone en su tarea de balance la integración del espacio como realidad viviente?
Entonces, espacio no como categoría sustantivada, abstracta, recipiente, envase o patio de objetos. No espacio por un lado y cosas por el otro, sino espacio cosa, cosas espaciosas y relaciones entre membranas separativas y comunicativas -burbujas permeables-, cosas que hacen sus lugares y desde él se relacionan.

En síntesis:

             Espacio cosa, y no cosas en el espacio -patio de objetos-

ESA COSA LLAMADA MODERNIDAD

ESA COSA LLAMADA MODERNIDAD. Claudio Caveri

Un europeo dijo:

“Pues ocurre por el momento, que sin que pueda aún prever un plazo, mi discurso lejos de determinar el lugar desde el que habla, esquiva el suelo sobre que podría apoyarse
Michel Foucault

…y me viene a la memoria la pedagogía de Juan de Mairena: "Huid de los escenarios, púlpitos,plataformas y pedestales. Nunca perdáis contacto con el suelo; porque sólo así tendréis una idea aproximada de vuestra estatura”.

Si miramos desde aquí la teoría de sistemas y su drástica distinción entre sistema y entorno, ubicando al hombre en el entorno del sistema, sentimos que se olvida de algo fundamental.

El ser viviente no sólo tiene entorno, sino que su situación es más compleja, tiene un sitio y un lugar y de esto el sistema dominante y su arquitectura lo han olvidado. "Echar raíces, quizás sea la necesidad más importante e ignorada del alma humana”, decía Simone Weil.
Es lo que hace decir a Moffatt:"Que la apropiación del espacio tiene una base animal,es la apropiación del mundo -como mar o campo de la realidad-, de un sector del entorno para la comida y la cría que se llama territorialidad':
Todo esto nos trasmite algo muy simple, que nuestra vida no es sólo lo que emerge del suelo y toma distancia y se interna en lo universal,sino que necesariamente es también lo que está sumergido en ese suelo.
Nos dice que estamos obligados a ser, pero sin dejar nuestro humilde arraigo en el estar y afirma que la soberbia es la fuga y el desprecio de la raíz, pero también que la dejadez y pasividad es la negación de vivir.
El suelo supone la tierra, ese lugar de lo muerto y de la vida, ese lugar contaminado, oscuro, común y no visible, pero fértil y creador de vida. Entonces no sólo entorno sino lugar y sitio. Lugar de vida y situación temporal.
Ya es hora de dejar atrás la experiencia narcisista europea, que quiso ver con los ojos de Dios y nos arrojó, a todos los que logró dominar,en la desterritorialización y los no lugares.
En síntesis:
Toda cultura supone un suelo. 

LA CIUDAD GENÉRICA

LA CIUDAD GENÉRICA. Rem Koolhaas

1. INTRODUCCION

1.1. ¿Son las ciudades contemporáneas tan similares entre sí como los son los aeropuertos? ¿Hay base teórica para definir una convergencia a un modelo único? ¿Y si es así, a qué configuración final vamos? La convergencia hacia un modelo único sólo es posible si la ciudad se despoja de su identidad, lo que tradicionalmente se ha considerado de forma negativa. Pero está ocurriendo a gran escala, lo que quiere decir algo. ¿Cuáles son las desventajas de la identidad, y a la inversa, cuáles son las ventajas de la inexpresividad? ¿Que ocurre si esta homogeneización aparentemente accidental -y usualmente lamentada- fuese un proceso intencional, un movimiento que se aleja conscientemente de lo diferente para tender hacia lo unitario? ¿Cómo saber si estamos siendo testigos de un movimiento global de liberación bajo el lema "¡Abajo lo característico!"? ¿Qué quedará después de que la ciudad se haya despojado de su identidad? ¿Será lo Genérico?

1.2. Desde un punto de vista contemporáneo no percibimos nuestra contribución a la identidad urbana, porque dicha identidad deriva de la sustancia física, de lo histórico, del contexto, de lo real. Pero como el crecimiento humano es exponencial, el pasado se terminará volviendo demasiado "pequeño" para ser habitado y compartido por aquellos que estén vivos. Nosotros mismos agotamos el pasado. Hasta tanto la historia encuentre su depósito en la arquitectura, inevitablemente las cantidades humanas actuales reventarán y reducirán la substancia previa. La identidad, concebida como ésta forma de compartir el pasado, es una propuesta destinada al fracaso: en un modelo estable de continua expansión de la población, no sólo hay proporcionalmente cada vez menos que compartir, sino que la historia también tiene una ingrata vida a medias. Como se abusa más de ella, se vuelve menos significativa, al punto que sus derogatorios panfletos se tornan insultantes. Esta disolución es exacerbada por la masa de turistas en constante aumento, una avalancha que, en una búsqueda perpetua de "carácter", va moliendo las identidades exitosas, hasta convertirlas en un polvillo insignificante.

1.6. La Ciudad Genérica es la ciudad liberada del cautiverio del centro, de la camisa de fuerza de la identidad. La Ciudad Genérica rompe con este destructivo ciclo de dependencia: no es nada sino un reflejo de la actual necesidad y la actual habilidad. Es la ciudad sin historia. Es suficientemente grande como para todos. Es sencillo. No necesita mantenimiento. Si se torna demasiado pequeña simplemente se expande. Si se torna vieja simplemente se autodestruye y se renueva. Es interesante -o no interesante- en todas partes por igual. Es "superficial" -como un estudio de Hollywood, puede producir una nueva identidad cada lunes por la mañana.

4. AEROPUERTO

4.1. Antes manifestaciones de la última neutralidad, los aeropuertos están ahora entre los elementos característicos más singulares de la Ciudad Genérica, su vehículo más fuerte de diferenciación. Tienen que serlo, siendo todo lo que la persona promedio tiende a experimentar de una ciudad particular. Como una drástica muestra de perfume, los fotomurales, la vegetación, los trajes locales dan un primer soplo concentrado de la identidad local (a veces es también el último). Lejano, confortable, exótico, polar, regional, del Este, rústico, nuevo, incluso "sin descubrir": ésos son los registros emocionales invocados. Así cargados conceptualmente, los aeropuertos se convierten en signos emblemáticos estampados en el inconsciente colectivo global en las manipulaciones salvajes de sus atractores no atávicos -las compras libres de impuestos, las cualidades espaciales espectaculares, la frecuencia y confiabilidad de sus conexiones a otros aeropuertos. En términos de su iconografía/performance, el aeropuerto es un concentrado de lo hiper-local y lo hiper-global -hiper-global en el sentido de que puedes conseguir allí mercancías que incluso no están disponibles en la ciudad, hiper-local en el sentido que puedes conseguir allí las cosas que no consigues en ninguna otra parte.

4.2. La tendencia en gestalt de aeropuertos es hacia una autonomía cada vez más grande: incluso a veces prácticamente no tienen relación con una Ciudad Genérica específica. Volviéndose más y más grandes, equipados con más y más instalaciones sin relación con el viajar, van en camino a reemplazar a la ciudad. La condición de en-tránsito se está volviendo universal. Juntos, los aeropuertos contienen poblaciones de millones -además de la más grande planta diaria de empleados. Por lo completo de sus instalaciones, son como distritos de la Ciudad Genérica, incluso a veces su razón de ser (¿su centro?), con el atractivo agregado de ser sistemas herméticos de los cuales no hay escape -excepto a otro aeropuerto.

6.  URBANISMO

6.4. La Ciudad Genérica va en camino desde la horizontalidad a la verticalidad. El rascacielos parece que fuera a ser la tipología final y definitiva. Se ha tragado todo lo demás. Puede existir en cualquier lugar: en un campo de arroz, o en el centro de la ciudad- ya no hace diferencia alguna. Las torres ya no están juntas; están espaciadas de modo que no interactúan. Densidad en aislamiento es el ideal.

6.10. La mejor definición de la estética de la Ciudad Genérica es "free style" ¿Cómo describirla? Imagina un espacio abierto, un claro en el bosque, una ciudad nivelada. Hay tres elementos: caminos, edificios, y naturaleza; coexisten en relaciones flexibles, aparentemente sin razón, en una diversidad organizacional espectacular. Cualquiera de los tres puede dominar: a veces se pierde el "camino" - para encontrarte deambulando en un desvío incomprensible; algunas veces no ves ningún edificio, solamente naturaleza; luego, de modo igualmente imprevisible, estás rodeado sólo por edificio. En ciertos puntos espantosos, los tres están ausentes simultáneamente. En estos "sitios" (en realidad, ¿que es lo opuesto de un sitio? Son como agujeros taladrados a través del concepto de ciudad) el arte público emerge como el monstruo del Lago Ness, figurativo y abstracto en partes iguales, generalmente autolimpiante.

 6.15. La Ciudad Genérica presenta la muerte final del planeamiento. ¿Por qué? No porque no sea planificada -de hecho, los enormes universos complementarios de los burócratas y promotores inmobiliarios concentran inimaginables flujos de energía y dinero en su realización; por el mismo dinero, sus planicies podrían ser fertilizadas con diamantes, sus campos de barro pavimentados con ladrillos del oro... Pero su descubrimiento más peligroso y más euforizante es que planificar no establece diferencia alguna. Los edificios se pueden ubicar bien (una torre cerca de una estación del metro) o mal (centros enteros a millas de cualquier camino). Florecen/perecen imprevisiblemente. Las redes son sobre-exigidas, envejecen, se pudren, se vuelven obsoletas; las poblaciones se duplican, triplican, cuadruplican, desaparecen repentinamente. La superficie de la ciudad estalla, la economía se acelera, se retrasa, revienta, colapsa. Como antiguas madres que aún alimentan titánicos embriones, ciudades enteras se construyen sobre infraestructuras coloniales de las que los opresores se llevaron los trazados a casa. Nadie sabe dónde, cómo, desde cuándo las cloacas funcionan, la localización exacta de las líneas telefónicas, cuál fue la razón para la posición del centro, dónde terminan los ejes monumentales. Todo lo que esto prueba es que hay infinitos márgenes escondidos, depósitos colosales de desidia, un perpetuo proceso orgánico de adaptación, estándares, comportamiento; las expectativas cambian con la inteligencia biológica del animal más alerta. En esta apoteosis de la multiple-choice nunca será posible reconstruir causa y efecto de nuevo. Funcionan -eso es todo.

9. DISTRITOS

9.2. Una vez, la Ciudad Genérica tuvo un pasado. En su tendencia por destacarse, grandes secciones de ella de algún modo desaparecieron, primero sin lamentos -al parecer el pasado era asombrosamente insalubre, incluso peligroso- luego, sin advertencia, el alivio se tornó arrepentimiento. Ciertos profetas -largo pelo blanco, medias grises, sandalias- habían estado siempre advirtiendo que el pasado era necesario -un recurso. Lentamente, la máquina de la destrucción rechina hasta detenerse; se conservan algunas casuchas al azar sobre el lavado plano euclidiano, restauradas a un esplendor que nunca tuvieron...

9.3. A pesar de su ausencia, la historia es la mayor preocupación, incluso la mayor industria, de la Ciudad Genérica. En los terrenos liberados, alrededor de las casuchas restauradas, se construyen aun más hoteles para recibir a turistas adicionales en proporción directa a la borradura del pasado. Su desaparición no tiene influencia alguna en sus números, o quizás sólo sea una urgencia de último minuto. El turismo ahora es independiente del destino...

9.4. En vez de memorias específicas, las asociaciones que la Ciudad Genérica moviliza son recuerdos generales, recuerdos de recuerdos: si no moviliza todas las recuerdos al mismo tiempo, entonces por lo menos un resumen, memoria simbólica, un déja vu que nunca termina, memoria genérica.

14. HISTORIA

14.1. El lamento sobre la ausencia de historia es un reflejo ya agotado. Expone un consenso tácito en que la presencia de historia es deseable. Pero, ¿quién dice que ése sea el caso? Una ciudad es un plano habitado de la manera más eficiente por gente y procesos, y en la mayoría de los casos, la presencia de la historia sólo arrastra hacia abajo su rendimiento...

14.2. La historia presente obstruye la pura explotación de su valor teórico como ausencia.

14.3. A lo largo de la historia de la humanidad -para comenzar un párrafo a la manera americana- las ciudades han crecido a través de un proceso de consolidación. Los cambios se realizan en el acto. Las cosas son mejoradas. Las culturas florecen, decaen, reviven, desaparecen, son saqueadas, invadidas, humilladas, violadas, triunfan, renacen, tienen edades de oro, caen en silencio repentinamente -todo en el mismo sitio. Ésa es la razón por la cual la arqueología es una profesión del excavar: expone capa tras capa de civilización (es decir, ciudad). La Ciudad Genérica, como un boceto que nunca es elaborado, no es mejorada sino abandonada. La idea de layering, intensificación, terminación, le es extraña: no tiene ninguna capa. Su siguiente capa tiene lugar en alguna otra parte, ya sea en la puerta de al lado -que puede ser del tamaño de un país- o incluso por completo en otra parte. El arqueo-logo (= arqueología con más interpretación) del siglo XX necesita de ilimitados boletos de avión, no de una pala.

14.4. Al exportar/eyectar sus mejoras, la Ciudad Genérica perpetúa su propia amnesia (¿su único vínculo con la eternidad?). Su arqueología, por lo tanto, será la evidencia de su olvidar progresivo, la documentación de su evaporación. Su genio tendrá las manos vacías -no un emperador sin ropas sino un arqueólogo sin hallazgos, o incluso sin sitio.

EL PROYECTO COMO INTERPRETACIÓN

EL PROYECTO COMO INTERPRETACIÓN.
Eduardo Maestripieri


 “¿Abres los ojos? ¿Estas acostumbrado a abrir los ojos? ¿Sabes abrir los ojos, los abres a menudo, siempre y bien? ¿Qué es lo que miras cuando vas por la ciudad?”
Precisiones, Le Corbusier

Mirar, ver, divisar, escrutar, examinar, admirar, guiñar, contemplar, avistar, observar, y también custodiar, vigilar, considerar, valorar y finalmente reconocerse: todo se hace con la mirada. Pero esta mirada puede ser activa o pasiva. Puedo quedarme quieto y lo que contemplo, admiro o examino será aquello de lo que yo no formo parte, o bien, puedo echarme a andar y puede suceder que me vea implicado en lo que hasta entonces observaba. Lo cierto es que estamos ante eventos y sucesos que intentan hablar de la realidad, registrar experiencias, marcas, trazas y huellas. Esto estará siempre presente en la constante preocupación sobre la percepción o a veces en temas específicos como sucede con la representación y la interpretación, con la diferencia entre las palabras y las cosas. Los nombres, las representaciones, las grafías, son también necesarios, son también lo nombrado. Nombrar, representar, dibujar, significa que no se está transmitiendo una realidad mecánicamente, en espejo, sino que se está interpretando. La construcción de la mirada mediatizada por la subjetividad o por otros conocimientos, está constantemente presente en nuestra disciplina. La exactitud del registro debe estar inscripto en la constante interpretación o en la constante construcción. La búsqueda de la objetividad o exactitud del registro lo destruye y problematiza a la vez. La reflexión sobre la percepción, la puesta en escena de la subjetividad en construcción, la aceptación o destrucción del sentido común, el registro de lo contingente, de lo aleatorio de la intervención humana, en relación estrecha con la naturaleza, la diversidad de puntos de vista, desarticulan la linealidad de la representación-interpretación y ubican el intento de reflejar la realidad en otro plano epistemológico, donde se relativiza la relación entre el observador y lo observado y donde la paradoja, o aparente paradoja, entre exactitud y fluencia, entre unidad y diversidad se resuelve en la figura del arquitecto  demiurgo: ¿creador, mediador o intérprete? ¿Conservar, imitar o transformar?

En la enseñanza de la arquitectura se presenta como recurso educativo la simulación de un ambiente del proyecto que genera una serie de pasos orientados a la identificación del problema mediante el reconocimiento de necesidades y recursos disponibles, la formulación de objetivos mediante hipótesis de solución, el desarrollo de la hipótesis, etc. La repetición de este modelo, basado en una secuencia de etapas que representan las partes del proyecto genera una aplicación. De toda mirada orientada al proyecto surge una aplicación. La aplicación es también la primera verdadera comprensión de la cualidad que cada objeto, ciudad o territorio dado es y representa para nosotros. La comprensión es una forma de afecto y efecto sobre la que podemos construir nuevos preceptos para interpretar cualitativamente lo dado. Husserl dirá que “la apertura del mundo lo es a título de horizonte, de un horizonte que no ha sido completamente concebido, completamente traído a la representación, pero que ya está formado de manera implícita”. El proyecto está formado en la interpretación, en las miradas y en las percepciones que transfieren sentido en los a priori del pensamiento. La aplicación no es solo la utilidad inmediata de una idea, comprendida primero en sí misma y empleada en un proyecto concreto. La aplicación es más bien, la primera verdadera comprensión de la cualidad que cada objeto, ciudad o territorio dado como material de proyecto viene a ser para nosotros. La comprensión es una forma de afecto y efecto sobre el que podemos construir ciertos preceptos. Estos preceptos o perceptos, según Deleuze, permiten interpretar cualitativamente un objeto, una ciudad o un paisaje. ¿Porqué el énfasis en la interpretación y en la subjetividad de la mirada del diseñador o proyectista? Porque interpretar es un acto de apropiación.

En dos eventos que se manifiestan como dos formas de mirar y conocer diferentes entre sí puede advertirse la conspiración de la mirada del otro y la dificultad para ajustar los instrumentos de interpretación y mediación con la realidad. Examinando y valorando sus diferencias puede ayudarnos a comprender algunos aspectos del primer tema que nos convoca y reúne: “Marcas territoriales”. El primero se refiere al prólogo que escribiera Lewis Munford para “Design with Nature” un libro, publicado hace cuarenta años. El segundo evento se refiere a un pedido realizado por la comunidad mapuche de San Martín de los Andes a una amiga y colega. Ambas historias se entretejen en una serie de preguntas que intentaré responder, compartiendo con ustedes el temperamento de Eduardo Chillida que decía: “Trabajo para saber; valoro más el conocer que el conocimiento. Creo que debo aventurarme en hacer  lo que no sé hacer. Buscar, visualizar donde no veo, anhelar reconocer lo que no puedo discernir”. Mirar y conocer fueron las acciones que guiaron a los personajes de estas anécdotas. Comenzaré por la última historia:

Hace unos años, una colega que trabaja en Parques Nacionales se vinculó con la comunidad mapuche de Neuquén. En aquella oportunidad recibió el encargo de una cacique que le pedía el proyecto de un conjunto de viviendas, —que debían ser de madera—, para su pequeña comunidad. La cacique había rechazado la ayuda técnica ofrecida por el gobierno provincial y confiaba que la arquitecta, nacida y criada en el lugar podría comprender e interpretar la cosmovisión del mundo mapuche. En la cultura mapuche los árboles son sagrados, viven y mueren de pie. Las casas, como árboles que se elevan hacia el cielo, se construyen con soluciones técnicas que responden a un mundo simbólico diferente a nuestra cultura técnica moderna.

Parques Nacionales se sorprendió por el rechazo de su propuesta. El equipo de proyecto aplicando un saber técnico convencional y universal, —el balloon frame— muy utilizado por los constructores locales y difundido por los inmigrantes suizos y alemanes que habitaron la zona; había olvidado confrontarlo con el saber técnico y la cosmovisión de los primeros habitantes de la zona, los mapuches. Finalmente, la arquitecta y su equipo de colaboradores cambiaron su mirada respecto a las necesidades de la comunidad mapuche y valoraron conocer su cosmovisión, más que el conocimiento. La nueva propuesta fue la respuesta esperada por la comunidad mapuche.¿No está siempre lo desconocido dentro de lo conocido? ¿No se tratará de conocer lo que se desconoce?

Interpretar una cultura, un sitio, comprender lugares y enclaves paisajísticos, significa siempre un acto de apropiación y traducción. Interpretar con la mirada es, como dice Picasso, “no conformarse a ver de otra manera sino en querer ver otra cosa”, hacer visible lo invisible.

Debemos ser cuidadosos porque existe en el castellano y en el italiano una cercanía semántica entre las palabras traducir y traicionar. El esfuerzo del traductor es ser fiel al texto original. A veces el oficio de comprender e interpretar el texto no es suficiente y el traductor en el exagerado afán de “querer ver otra cosa” termina traicionando al autor.

La segunda historia nos remite a un libro Proyectar con la naturaleza:

Cuando hace cuarenta años se publicó “Design with Nature”, la obra más influyente de Ian McHarg, su amigo Lewis Mumford, un reconocido sociólogo y urbanista americano, lo presentó en el prólogo del libro como un ecólogo inspirado”. A Mumford le pareció que esta era la forma mas acertada para describir a McHarg, a pesar de que su amigo era un respetado Town Planner y reconocido Landscape Architect. Desplazar a McHarg de su campo disciplinar específico era señalar su vocación multidisciplinaria y su interés de trabajar solidariamente con científicos, filósofos y otros intelectuales para discutir sobre la relación entre sociedad, hombre y naturaleza.

Un año después (1970), nuestro compatriota, Tomás Maldonado, publicaba en Milán “La speranza progettuale. Ambiente e società”, un ensayo de ecología crítica que propugnaba un cambio en la enseñanza de la arquitectura a favor de la proyectación ambiental. En aquellos años enfoques de estas características, orientados hacia la ecología comenzaban a ocupar el centro de la escena. Insisto, McHarg era planificador y arquitecto paisajista, su mérito fue interpretar, integrar y equilibrar, por medio de un enfoque ecológico, las relaciones entre planificación y arquitectura del paisaje. Su método consistía en comprender los procesos que configuran paisajes y utilizarlos como fundamento del proyecto. La geografía y la ecología, como ciencias del hombre y ciencias de la naturaleza colaboraban desde su conocimiento disciplinar con el proyecto. Dicho de una manera mas simple: Interpretar las marcas, huellas, registros, historias, memorias, cosmovisiones propias y ajenas, como en el ejemplo de la comunidad mapuche, debiera permitir fundamentar el proyecto como voluntad de conservación o transformación del paisaje dado. Comprender, relacionar, integrar y dar sentido al proyecto.

De toda mirada orientada al proyecto surge una aplicación. La aplicación es también la primera verdadera comprensión de la cualidad que cada objeto, ciudad o territorio dado es y representa para nosotros. La comprensión es una forma de afecto y efecto sobre la que podemos construir nuevos preceptos para interpretar cualitativamente lo dado. El proyecto está formado en la interpretación, en las miradas y en las percepciones que transfieren sentido en los a priori del pensamiento. La aplicación no es solo la utilidad inmediata de una idea, comprendida primero en sí misma y empleada en un proyecto concreto.

El ejemplo del proyecto para la comunidad mapuche y las dificultades de la interpretación nos permiten comprender que la idea de proyecto es histórica, no se trata de un elemento ontológico o consustancial al pensamiento y a la práctica de la arquitectura y el diseño.

La condición histórica de la noción de proyecto, esto es su delimitación espacial y temporal, un territorio histórico, también implica una condición no universal. Las herramientas del proyecto deberían ajustarse para poder comprender estas condiciones del lugar.

El territorio rodea nuestro hábitat con el paisaje, la historia, la iconografía, los valores, las pasiones, las conexiones emocionales y el lenguaje que nos expresa y que expresamos. En el territorio identificamos regiones, lugares, sitios por características, rasgos, huellas o marcas que le dan una identidad natural o cultural. El territorio es un conjunto de formas, pero el territorio usado y vivido es un conjunto de objetos y acciones, sinónimo de espacio humano, espacio habitado.

Vivimos con una noción territorial heredada de una modernidad incompleta y de su legado de conceptos puros, contrapuesta a la realidad ambiental y cultural de la cuenca del río Luján.

El territorio, nuestro territorio, —la pampa, el Río de la Plata o la cuenca del Salado—,  es una forma impura, un híbrido, una noción que carece de la necesaria revisión histórica. Lo que tiene de permanente la noción de territorio, en nuestro caso, la cuenca del río Luján, es ser nuestro marco de vida. Comprenderlo es fundamental para alejar la alienación o estar expuesto a la perdida de sentido de la existencia individual y colectiva, el riesgo de renunciar al futuro:¿Cuáles son las marcas territoriales más relevantes de la cuenca del Luján? ¿Qué diferencia existe entre las marcas dejadas por la naturaleza y los registros de la adaptación del hombre a su medio, huellas de cultura?

En uno de los ensayos de su libro “Finales de partida: la modernidad irreconciliable”, el filósofo Albrecht Wellner abre la posibilidad de un análisis más complejo de las relaciones entre ambiente y sociedad. Wellner invitado a un simposio realizado en Trömso, Noruega, se encontró frente a un paisaje intacto. Advirtiendo las excepcionales cualidades del lugar, la supervivencia de la arquitectura vernácula, la presencia de formas vida y trabajo casi intemporales como los pescadores del Mar del Norte, no pudo evitar reflexionar sobre el estado de la modernidad en relación a las condiciones geográficas y culturales de Tromsö. Wellner interpreta el proyecto como un proceso de mediación entre fines, materiales y técnicas constructivas. Los edificios forman parte de un contexto histórico y espacial concreto. El clima, el lugar, el entorno histórico y social,  el medio urbano y arquitectónico son determinantes en ese proceso de mediación entre el propósito o la finalidad del programa, los materiales y las técnicas constructivas. Un edificio representa una ampliación o transformación en el contexto social y territorial existente. La obra de arquitectura no puede ser nunca un universo autónomo de significados, su proyecto necesariamente produce relaciones de tensión, comunicación, conflicto o correspondencia con un contexto natural, social y arquitectónico. La arquitectura que responde a las diferentes demandas lo hace siempre respecto a un contexto al que se integra. Las obras de arquitectura no solo no tienen límites claramente definidos, los edificios son percibidos y vividos por el cuerpo social. La intervención de la arquitectura en espacios naturales y sociales implica inevitables transformaciones del lugar. Para Wellner, la primera cabaña vernácula construida en un fiordo noruego implica la transformación y alteración de ese lugar.

Toda intervención en un espacio natural o social incluye elementos de ruptura y reconstrucción. Wellner entiende a lo territorial como algo que une indisolublemente lo natural y lo social y considera que los arquitectos sólo pueden convertirse hoy en genuinos abogados de la integridad de un territorio, de una forma particular de vida, de una determinada reserva de recursos naturales y culturales si se convierten a la vez en defensores de valores universales y locales, atreviéndose a intervenir en lugar de limitarse a conservar lo dado.

La propuesta de Wellner nos recuerda la frustrada propuesta de intervención y conservación realizada por los técnicos de Parques Nacionales frente a las necesidades de la comunidad mapuche. La  tarea de los arquitectos de Parques Nacionales era descifrar e interpretar los sueños y anhelos de la cacique mapuche y traducirlos en una apropiada articulación del espacio: conservando valores y formas de vida y proponiendo soluciones adecuadas a sus demandas. El desafío de la arquitectura es ser a la vez intérprete o mediadora cultural y creadora de espacios adecuados a la vida del hombre.
El proyecto en su relación con la cultura urbana y el paisaje es el instrumento que articula las formas o modos de instalación, ocupación o disposición del hombre, en el medio natural y en el paisaje cultural. Interpretar y crear es un desafío y una responsabilidad del proyecto. Decir algo desde el proyecto significa siempre decir algo nuevo. Una genuina conservación de las tradiciones sólo es posible a través de un cambio pertinente y productivo dentro de un contexto histórico y social. No podemos elegir entre proyecto y conservación como si fueran formas antagónicas irreconciliables. La única elección posible es la que integra en el pensar, el sentir y el hacer, las diferentes direcciones del proyecto. El temperamento proyectual oscila y se desplaza entre la conservación, la imitación o la transformación de lo dado. Las preguntas debieran ser: ¿Cuándo conservar y cuándo transformar?

En otro ensayo reciente Marcos Dopico Castro, un especialista español en el campo del diseño, plantea de manera similar estas dificultades afirmando que en este contexto globalizado, el diseño no puede continuar insistiendo en la validez de la propuesta, según él posmoderna, de arraigo al lugar y a sus simbolismos asociados y debe buscar soluciones a un nuevo modo de ocupar el espacio. Según Dopico Castro las diferencias entre el concepto de espacio y el de lugar  son particularmente notables. El diseño establece un sentido pleno de su existencia, bien aferrándose a un enclave local, a su historia y a su identidad, o bien a una visión conscientemente desarraigada en la que los problemas planteados, sus técnicas de resolución y los medios de realización son universales. Para este diseñador, mientras el lugar se define antropológicamente por el sentido de las actividades y experiencias subjetivas que ocurren en él, el espacio es un concepto más objetivo, una geografía donde construir y experimentar el volumen y la forma sin apegos sentimentales. Este desplazamiento conceptual desde lo universal a lo local, desde un diseño sin un enclave geográfico concreto, impuesto bajo un sentimiento de proyecto total, universal y colectivo, se pasó, según Dopico Castro, “a un diseño de pulsión existencial como acontecimiento extraordinario”. Sin embargo, para este especialista, el diálogo con el entorno y con las personas, servía para justificar una obra exclusivamente en base a referencias contextuales. Esta orientación ha perdido su sentido a lo largo de la última década en virtud de un cambio de actitud del hombre hacia ese contexto que le rodea y por ello propugna nuevas soluciones o interpretaciones.

En la arquitectura, no todo es programa o preceptiva cuantitativa y no todo es puro entorno o medio ambiente objetivo, el esfuerzo de invención consiste, la más de las veces, en suscitar el problema, en crear lo términos en los que va a plantearse. La simulación de un ambiente de proyecto y la ilusión proyectual suscitada en el proyectista a partir de definir requerimientos, comprender necesidades y disponer recursos debería estimular diferentes posiciones y adhesiones que permitan interpretar cualitativamente el problema dado. El territorio de la arquitectura, —la cuenca del Río Luján, la pampa, Mercedes, Suipacha o Pilar— se presenta como un lugar de experiencias destinadas a proponer interpretaciones, aplicaciones y lógicas metodológicas o de sentido del proyecto que permitan observar, detectar y conocer problemas que permitan superar prejuicios y soluciones naturalizadas que impiden formular adecuadamente los nuevos problemas y las posibles soluciones: ¿Conservar o transformar? ¿Proyectar en el paisaje, como paisaje o con el paisaje?